VERANO EN XÀBIA PORT

El verano en Xàbia Port es como deberían ser los veranos: un tiempo largo, hedonista y perezoso; en el que descubres cosas nuevas, te permites caprichos y te acercas un poco más a la vida que te gustaría llevar.

A mi por ejemplo me encantaría dejar el trabajo, enrolarme en una goleta y saquear las costas del Caribe para ponerme tibia de ron, pero como no puedo (por eso de las leyes internacionales y no sé qué de la posesión de armas de fuego), pues vivo aquí y me recuerdo cada día que también soy una privilegiada.

El verano en Duanes consiste en eso; en un privilegio sencillo. El placer de pasear por Marina Española y saber que desde el Noray hasta La Esquina cualquier terraza en la que te sientes es un win win (prueba los cócteles premium mirando al mar o regálate un arroz a banda y un buen plato de marisco de nuestras barcas). O acercarte a Los Andares o al Tal Cual a descubrir que con cada caña (fría, espumosa y perfecta) te toca una tapa diferente. O ponerte guapa de morirse en Indigo, Infinity o en People. O que te den las diezmil tomando copas en en Dúplex Bar Bacoa entre amigos. Nota amistosa: si te ofrecen probar cócteles inventados por Nadia, di que sí pero cancela todas tus citas del día siguiente.

El verano en Duanes es levantarte tarde y bajar a la playa en un minuto y medio y nadar en agua limpia y tranquila viendo los fondos de roca y los peces. O amarrar el barco detrás de la escollera larga, al abrigo del Cabo de Sant Antoni, y contemplar un trozo de costa que se ha mantenido intacta a lo largo de los años. Es acercarse al Club Náutico y regalarte un curso de vela de una semana (¿por qué no?) para descubrir la gozada de este deporte.

Y si nos ponemos exquisitos (y deberíamos, claro que deberíamos) el verano es para cogerse la lista de los restaurantes de este barrio único y hacérselos todos para probar la auténtica cocina del Mediterráneo. La que han conservado las familias y los emprendedores que le dan vida a Xàbia Port.

Luego te sientas en la plaza de Maruja Varó, delante de la playa de La Grava, tomas aire y piensas que queda un montón de verano por delante y que mañana te podrás seguir divirtiendo con nosotros.

Besos!